CARTA DE DESPEDIDA

Recuerdo hace pocos años aquel día que llegaste a casa y traías una mala noticia. Al verte entrar algo se rompió dentro de mí. Y tuve miedo porque sentía que un día tendría que escribir esta carta de despedida… Había apartado ya esa idea de mi cabeza, cuando de repente todo se detiene. Uno nunca cree que llegará este momento y ocurre sin avisar. Lo bueno de lo malo es que volvimos a vernos más. Gracias por ser. En mi corazón siempre te llevaré. Lo bueno es que renovaste tu vida y la disfrutaste todo lo que pudiste, haciendo bellas manualidades, pequeñas “escapadas” y fortaleciendo tus vínculos con tus seres queridos y tantos amigos. Pensábamos que habías venido a dar clase a los niños, pero Seguir leyendo “CARTA DE DESPEDIDA”

ABRAZAR AL MIEDO

Recuerdo que hace muchísimo tiempo soñaba repetidamente que me perseguían unos perros rabiosos. Me enseñaban sus dientes. Venían siguiéndome por la carretera. Yo llegaba hasta la valla de mi casa en el pueblo y saltaba adentro cuando estaban a punto de atraparme. Otras veces los perros me perseguían en otros lugares. Y yo, que quería vencer al miedo y dejar de tener pesadillas, no sabía cómo hacerlo. Hasta una noche en un sueño… Estaba en un lugar con mucha gente, parecía una feria. Estaba oscuro y había filas de personas para subir a las atracciones. Detrás de cada esquina aguardaba el animal para atraparme. Lo sentía muy cerca de mí… Pero aquel día yo sería valiente. Lo había decidido. ¡Iba a hacerle frente! Había aprendido que el amor podía vencer al miedo. Después Seguir leyendo “ABRAZAR AL MIEDO”

EL GUERRERO INTERIOR

La mayoría de nosotros estamos en lucha interna y el reflejo de esta pelea se muestra en la barbarie de este planeta. Y de esta forma, entre todos creamos y nos manifestamos en este mundo. Ahora bien, ¿quién lucha en nuestro interior? A pesar de que siempre miramos hacia fuera buscando culpables y queriéndonos quitar la responsabilidad, la verdad es que dentro de cada uno de nosotros hay un guerrero; uno que te protege y otro que te destruye. Si queremos podemos hablar también de un ángel y un diablo; o un maestro y un discípulo. Hay uno que sabe y uno que cree saber. El que sabe reconoce que es un “ignorante”, reconoce que solo puede ser vivido por la vida y se rinde a esta evidencia. El que cree saber dice que lleva el control de su vida y de las situaciones, analiza, interpreta y critica de forma automática. Y peleamos contra nosotros mismos pensando que quizás podamos ganar la partida, sin darnos cuenta que esto significaría nuestro fin. El arte de nuestro guerrero interior es darse cuenta de que su enemigo es él mismo, de que lucha contra sí mismo. El arte de nuestro guía interior es recoger todas las partes heridas, miedos, dolores y culpas, todos nuestros pedazos y sostenerlas en sus brazos. El arte de nuestro maestro interior es saber perdonarse y amarse a sí mismo, sin dejar nada afuera. El guerrero sabe que la lucha se gana desde dentro a través del amor, la valentía, la escucha y la entrega a la vida. ¡Permitámonos ser vividos!

Todos los pensamientos en el siguiente enlace: PENSAMIENTOS DEL SER.

Fotografía: B. Depares Martínez