EL CUIDADO DE NUESTRO CUERPO ENERGÉTICO

Los beneficios de la Sanación Energética

Dedicamos una parte de nuestro tiempo al cuidado de nuestro cuerpo físico. Y cada vez son más las personas que cuidan también sus emociones y su mente, asistiendo a terapia, talleres, charlas o través de lecturas inspiradoras para conocerse mejor y tener una vida más plena, satisfaciendo también sus deseos. Pero ¿qué ocurre con nuestro cuerpo energético? ¿Ei, se te olvidaba?

Está comprobado científicamente que unido a nuestro cuerpo físico hay un cuerpo energético. ¡Uauuu! Hablemos más de ello. Os va a sorprender lo que os voy a contar en muy pocas líneas.

¡Y al final del artículo podrás sentir tu cuerpo energético!

Todo es energía, la ciencia afirma que somos energía

Sabemos gracias a la física cuántica  que todo es energía, nosotros somos energía. Seguir leyendo “EL CUIDADO DE NUESTRO CUERPO ENERGÉTICO”

EL SILENCIO Y NUESTRO CEREBRO

¿Por qué el silencio es tan importante para nuestro cerebro?

Jennifer Delgado – 23/7/2016 – Salud y Psicología – Fuente: Muhimu

Florence Nightingale, una mujer extraordinaria considerada precursora de la enfermería moderna, afirmó: “El ruido innecesario es la falta de atención más cruel que se le puede infligir a una persona, ya esté sana o enferma”. Casi dos siglos más tarde, la ciencia ha confirmado que nuestro cerebro necesita el silencio casi tanto como nuestros pulmones el oxígeno.

El silencio contribuye a regenerar el cerebro

“Nada fortifica tanto las almas como el silencio”. – Jacinto Benavente

Hasta hace poco se pensaba que las neuronas no podían regenerarse y que nuestro cerebro estaba condenado a un declive progresivo e inexorable. Sin embargo, con el descubrimiento de la neurogénesis todo ha cambiado, ahora los neurocientíficos se centran en descubrir qué puede promover la regeneración neuronal.

En este sentido, un grupo de investigadores alemanes del Research Center for Regenerative Therapies Dresden han descubierto que el silencio tiene un impacto enorme en el cerebro. Estos científicos comprobaron que en el cerebro de los ratones que se quedaban en silencio durante dos horas cada día crecían nuevas células en el hipocampo, la región del cerebro relacionada con la memoria, las emociones y el aprendizaje.

4189910998_18f66b380c_b-e1468513503471El silencio tiene un impacto enorme en el cerebro. Foto: Carlo Scherer Seguir leyendo “EL SILENCIO Y NUESTRO CEREBRO”

EL CUERPO SABE

A algunas personas que sufren dolencias físicas severas, a menudo les recomiendo hacer un seguimiento o trabajo con la antigimnasia, el método de la liberación de corazas, la gimnasia consciente o el mindfundless. En esta entrevista he encontrado el origen de la gimnasia suave y consciencial. ¡Un placer leerlo y aprender del cuerpo!

Enric Marés, maestro e investigador de gimnasia consciente.
60 años. Vivo en pareja en Lloret de Mar. Licenciado en Educación Física. Doy clases de gimnasia consciente y formo a profesionales en las universidades de Girona, Barcelona y Madrid. El Estado, ante su propia ineptitud, aumenta la presión y el control hacia el ciudadano. Creo en una energía sin nombre.
 
img_agarcia_20160706-105250_imagenes_lv_propias_agarcia_mares1-k3s-S6K1VC67902F6279-992x558@LaVanguardia-Web
Foto: Àlex García.
Ima Sanchís – 29/08/2016 – LA VANGUARDIA

LO QUÉ ESTÁ DE MÁS

La profesora de gimnasia alemana Elsa Gindler (1885-1961) enfermó de tuberculosis y fue desahuciada, pero ella creía que, si conseguía hacerse más sensible a los procesos fisiológicos, podría recuperar sus pulmones. Un año después estaba curada y se iniciaba una revolución de la que han bebido importantes psicoterapeutas del siglo XX. “El cuerpo ya sabe, decía Gindler, sólo tenemos que permitirle recuperarse al ir soltando todo lo que en nosotros está de más”. Marés ha dedicado treinta años a investigar y difundir la gimnasia consciente. Aprendió de las alumnas de Gindler, todas centenarias y en activo hasta el final. Tiene publicados un par de libros: Estiramientos y Gimnasia consciente (Hispano Europea).

Usted quería saber más… Seguir leyendo “EL CUERPO SABE”