MI HOGAR MÁS SAGRADO

B. Depares Martínez

Este verano no hice ningún gran viaje. Me quedé en casa en el interior de mi hogar más sagrado. ¡Había piratas en la costa! ¡A las armas y a la mar! ¡Uf! Poco después, a salvo en casa, escuché una melodía que venía de la ventana. Mi viejo amigo tocaba con el acordeón una canción para mí. Mimos para el corazón. Y de allí, un salto y de nuevo al mar, ahora como sirena. ¡Como pez Seguir leyendo “MI HOGAR MÁS SAGRADO”