LAS DISCUSIONES DE PAREJA

¿Qué hay debajo de las discusiones de pareja?

Mi artículo sobre el Juego relacional da las bases sobre cómo te comunicas en tus relaciones. Si no lo has leído es interesante que lo hagas, porque en este nuevo artículo vamos a comprensiones más profundas.

El hombre y la mujer que se relacionan discuten. ¿Por qué? A pesar de que las cargas inconscientes del árbol genealógico de cada uno de ellos pesa en la relación de pareja, siento que hay otro eje principal generador de discusiones: la lucha por el poder entre el masculino y el femenino. En lugar de colaborar y aprender el uno del uno, ambos pelean por tener más poder. Antes de entrar en detalle en este tema vamos a ver cómo funciona una relación de pareja.

El intercambio en las relaciones de pareja

La relación de pareja es el encuentro entre dos personas. Voy a hablar de un hombre y una mujer como pareja tipo, pero obviamente se incluyen cualquier tipo de parejas. En las relaciones de pareja se genera un intercambio. En Las Constelaciones Familiares hablamos de este intercambio como un dar y tomar. La pareja se comparte o se da el uno al otro, y por otro lado toman del otro lo que les falta. De esta manera se comparten ideas (centro mental), sentimientos (centro emocional), deseos y creatividad (centro sexual/ creativo) y necesidades corporales (centro corporal). Y además, de forma inconsciente cada uno ayuda al otro a sanar sus heridas provenientes de sus respectivas familias. Para eso nos juntamos con la pareja para compartir, sanar y crecer.

Las parejas que más evolucionan son aquellas que generan más intercambio, porque generan más proyectos conjuntos, afrontan más retos e irremediablemente esto les lleva a un mayor crecimiento personal. Y el amor entre ellos aumenta.

Ahora ya sabemos que una pareja realiza un intercambio a lo largo de los años. El intercambio puede ser armonioso o sufrido. Y lo cierto es que las parejas con relaciones muy tormentosas, a veces generan también mucho intercambio y hay mucha unión, aunque sea una relación de cierta insatisfacción. Si bien es cierto también que las parejas que más discuten es porque hay más lucha de poder y menos cooperación, amor y respeto por el otro.

El subtexto del intercambio

Cuando hay discusiones en la relación de pareja, en el subtexto del intercambio (miradas, regalos, caricias, gestos, palabras, charlas, etc.) ambos están diciendo frases como estas:

Yo soy mejor que tú.
Mi familia es mejor.
Yo valgo más.
Gano más dinero que tú.
Yo lo hago mejor.
Tengo más conocimiento que tú.
Lo mío es más importante.
Yo mando, soy mayor de edad, más fuerte.
Tengo razón y tú no.
Mi opinión vale más.
Te equivocas y yo no.
Etc.

Aunque a menudo podemos “pillarnos” más fácilmente en los pensamientos negativos respecto al otro, por ejemplo: “siempre lo hace mal”, “odio a su madre”, “si no fuese por mí no sé qué pasaría”, “no se entera de nada”, “ya no aguanto más esto”, etc.

Y vistas las frases hay que decir que en la mayoría de discusiones no se discute por nada, lo que se quiere es ganar, es conseguir ese poder delante del otro.

Este es un tema pendiente en este mundo, el equilibrio entre la energía femenina y la energía masculina. Darnos cuenta de que el equilibrio se encuentra en la complementariedad de estas dos fuerzas opuestas. La energía masculina es activa, directiva, incisiva, clara, enfocada y fuerte. La energía femenina es receptiva, delicada, intuitiva, tierna e inspiradora. Y lo interesante es que ambos miembros de la pareja tienen dentro de sí, la propia energía y la contraria, porque todos llevamos dentro estas dos fuerzas. No podemos cambiar a todo el planeta pero podemos cambiarnos a nosotros y cambiar la manera en que nos relacionamos con los demás.

Joaquin Mullor_23

¿Cómo sanar y dejar de pelear con tu pareja?

Sanar individualmente y sanar la relación con la pareja es la clave para generar un impacto mayor en este mundo porque es la relación en la que más aprendemos.

Lo primero es aceptar que discutes para tener el poder. Aceptar que juegas a este juego.

Lo segundo es comprender, poner conciencia sobre porqué sucede esto. Para ello debes saber cuál es la herida de la mujer (energía femenina) y cuál es la herida del hombre (energía masculina). Y esto no lo voy a poder explicar aquí porque queda demasiado larga la entrada.

Brevemente diré que las mujeres habían perdido la dignidad y la valía. O sea, que la mujer necesita saber qué vale. Qué hace las cosas bien. Qué aporta algo muy positivo a este mundo. Por este motivo a las mujeres no nos gusta que nuestra pareja nos diga cómo tenemos que hacer las cosas, cómo tenemos que solucionar algo, etc.

Respecto a la herida del hombre es su desconexión con su corazón. Al hombre se le había prohibido sentir. Lo mismo que antes, el hombre necesita saber que puede sentir, que puede abrir su corazón, ser vulnerable y mostrar a veces también debilidad. Entiendo que para el hombre es importante poder mostrar sus emociones, su parte femenina, su sensibilidad, su niño interior y estar a gusto con todo ello. ¡Cuánto trabajo tenemos por delante!

De momento, te animo a darte cuenta cuando empieces o te veas en una discusión con tu pareja, si alguna de las frases que he escrito arriba se te pasan por la cabeza. Y te observes y veas si quieres tener razón y ganar. Darse cuenta es la primera herramienta. Y si consigues callarte y observar a tu pareja, te verás reflejado en el otro, cuando veas y sientas como intenta tener razón y ganar. Y empezarás a aprender más sobre ti, sobre tu pareja y sobre las relaciones. ¡Esto puede cambiar tu vida!

B. Depares Martinez - Arbol4

Es necesario cuidar el árbol genealógico

Y lo tercero y por último, es esencial sanar las heridas de tu árbol genealógico. Pensemos que nuestra familia no es más que la unión de muchos hombres con muchas mujeres. Como comentaba al principio, la base de todo es el encuentro entre estas dos energías, la lucha de poder entre el masculino y el femenino.

Para ello os recomiendo las Constelaciones Familiares en formato individual, que nos permiten mirar en detalle en varias sesiones las relaciones familiares, aceptando e incluyendo lo que fue difícil, y de esta forma conseguir que el amor vuelva a fluir en tu vida. ¡Abre tu corazón a la vida!

Más sobre Terapia emocional.
Más sobre Constelaciones Familiares

Contacto

Fotografías: B. Depares Martínez y J. Mullor, Fotografías de paisajes y Reportajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s