SER MADRE

AR_EFFECT_20150729174248~2~2

A medida que pasan los años y después de algún tropiezo, al fin he comprendido cual es la mejor manera para acompañar a los hijos. Es sencillo, no hay que hacer mucho. Es un “no hacer”, puesto que los pequeños crecen por naturaleza y cuanto más pongamos de nosotros, menos crecen ellos. Acompañar a los hijos son cosas simples: cogerles de la mano en la calle, hacer cosquillas, hacer cenas divertidas, volver a ir en bici o cualquier otro vehículo, discutir de formas divertidas, pegar cuatro gritos cuando estamos cansados, bailar en la calle (I love it!), hacer muchas marranadas ;), desnudarse en cualquier momento, escucharle y escucharte, ser natural, dar abrazos y besos, ser creativo, volver a jugar, etc… Y hacer tu vida y dejarles en paz a ellos que hagan la suya. Es un soltar progresivo que empieza el día del nacimiento del niño, puesto que ese día los padres entregan al hijo al mundo. Y después vas soltando pequeños hilos invisibles, hasta que solo queda uno. El vínculo por haberle dado la vida.

Todos los pensamientos en el siguiente enlace: PENSAMIENTOS DEL SER.

Fotografía: B. Depares Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s